54 y bajaron. Los habitantes reconocieron a Jesús enseguida