8 Yo le hablo a él cara a cara,
¡con claridad y no en acertijos!
Él ve al Señor
como él es.
¿Entonces, por qué no tuvieron temor de
criticar a mi siervo Moisés?».