28 Las esperanzas del justo traen felicidad,
pero las expectativas de los perversos no resultan en nada.