26 Los perezosos irritan a sus patrones,
como el vinagre a los dientes o el humo a los ojos.