7 Los perversos mueren y no dejan rastro,
mientras que la familia de los justos permanece firme.