8 La persona sensata gana admiración,
pero la persona con la mente retorcida recibe desprecio.