6 Las palabras de los perversos son como una emboscada mortal,
pero las palabras de los justos salvan vidas.