28 Una población que crece es la gloria del rey;
un príncipe sin súbditos no tiene nada.