22 El corazón alegre es una buena medicina,
pero el espíritu quebrantado consume las fuerzas.