21 Los padres de un necio sufren;
no hay alegría para el padre de un rebelde.