30 Pasé por el campo de un perezoso,
por el viñedo de uno que carece de sentido común.