35 Los sabios heredan honra,
¡pero los necios son avergonzados!