33 El Señor
maldice la casa del perverso,
pero bendice el hogar de los justos.