6 No des la espalda a la sabiduría, pues ella te protegerá;
ámala, y ella te guardará.