25 No dejen que el corazón se desvíe tras ella.
No anden vagando por sus caminos descarriados.