24 Por eso, hijos míos, escúchenme
y presten atención a mis palabras.