23 Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios.