4 Los malvados son demasiado orgullosos para buscar a Dios;
parece que piensan que Dios está muerto.