2 Con arrogancia los malvados persiguen a los pobres;
¡que sean atrapados en el mal que traman para otros!