5 Pues el Señor
es bueno.
Su amor inagotable permanece para siempre,
y su fidelidad continúa de generación en generación.