3 ¡Reconozcan que el Señor
es Dios!
Él nos hizo, y le pertenecemos;
somos su pueblo, ovejas de su prado.