9 Después, fijaste un límite para los mares,
para que nunca más cubrieran la tierra.