158 Ver a esos traidores me enferma el corazón,
porque no les importa nada tu palabra.