50 Tu promesa renueva mis fuerzas;
me consuela en todas mis dificultades.