2 Así como las montañas rodean a Jerusalén,
así rodea el Señor
a su pueblo, ahora y siempre.