5 Que el Señor
te bendiga continuamente desde Sión;
que veas prosperar a Jerusalén durante toda tu vida.