4 Pero el Señor
es bueno;
cortó las cuerdas con que me ataban los impíos.