30 Nuestros hijos también lo servirán;
las generaciones futuras oirán de las maravillas del Señor.