29 Que los ricos de la tierra hagan fiesta y adoren;
inclínense ante él todos los mortales,
aquellos cuya vida terminará como polvo.