28 Pues el poder de la realeza pertenece al Señor
;
él gobierna a todas las naciones.