8 Los alimentas con la abundancia de tu propia casa
y les permites beber del río de tus delicias.