9 Pues tú eres la fuente de vida,
la luz con la que vemos.