18 Día a día el Señor
cuida a los inocentes,
y ellos recibirán una herencia que permanece para siempre.