9 En silencio estoy delante de ti; no diré ni una palabra,
porque mi castigo proviene de ti.