8 Rescátame de mis rebeliones.
No permitas que los necios se burlen de mí.