8 En paz me acostaré y dormiré,
porque sólo tú, oh Señor
, me mantendrás a salvo.