3 Pues reconozco mis rebeliones;
día y noche me persiguen.