5 Pues soy pecador de nacimiento,
así es, desde el momento en que me concibió mi madre.