7 No permitas que estos malvados se salgan con la suya;
en tu enojo, oh Dios, derríbalos.