5 Pues los muertos no se acuerdan de ti;
¿quién puede alabarte desde la tumba?