66 Derrotó a sus enemigos en forma aplastante
y los mandó a la vergüenza eterna.