9 Los ojos se me cegaron de tantas lágrimas.
Cada día suplico tu ayuda, oh Señor
;
levanto a ti mis manos para pedir misericordia.