16 Al Señor
lo conocen por su justicia;
los malvados son presos de sus propias acciones.
Interludio de silencio