17 Los malvados descenderán a la tumba;
este es el destino de las naciones que se olvidan de Dios.