6 No temas a la enfermedad que acecha en la oscuridad,
ni a la catástrofe que estalla al mediodía.