4 Pero más poderoso que el estruendo de los mares enfurecidos,
más potente que las rompientes olas en la orilla;
el Señor
, quien está en lo alto, es más poderoso que estos.