5 Tus leyes soberanas no pueden ser modificadas;
tu reino, oh Señor
, es santo por siempre y para siempre.