17 Si el Señor
no me hubiera ayudado,
pronto me habría quedado en el silencio de la tumba.