18 Clamé: «¡Me resbalo!»,
pero tu amor inagotable, oh Señor
, me sostuvo.