19 Cuando mi mente se llenó de dudas,
tu consuelo renovó mi esperanza y mi alegría.